De tete a teta

Gandía, las 2,45 de la madrugada y mucho alcohol en vena… Menudo pelotazo llevo encima, y la verdad que una calentura importante nace en mi entrepierna.

En Bacarrá a estas horas es normal sentirse así, puesto que un desfile de traseros y pechos operados pasean de un lado a otro por toda la sala, y la verdad que no está nada mal estas vistas… ¡Dios cada vez se me está poniendo más dura!

En el privée de la disco no paran de bailar, copas por un lado y por otro, y una tipa, al más estilo Ylenia se me acerca para hacer un baile de twerking de lo más subido de tono.

Roza su tremendo culo al ritmo de la mismísima letra de Pitbull. Noto sus nalgas botar y retozar en mi pene y cada vez me está poniendo más caliente. Y de repente se gira me empotra contra la barra, y comienza a morrearme, dejándome todo el carmín en mis labios y cuello ¡Dios que bestia debe de ser esta chica en la cama!

Después de tal calentura, le pregunto:

– Oye guapa, ¿Cuál es tu nombre?

– Jessi, y ¿El tuyo? Oye ¿Vamos al baño y follamos? – me contestó.

Al ver esa contestación no me lo pensé dos veces. Nos hicimos un poco los disimulados, y fui yo el que entró de destrangis. Después vino ella (sin bragas por cierto), y medio pezón fuera de su micro vestido.

Entramos en uno de los baños y nos comenzamos a besar desesperadamente, hundí mi cabeza entre sus enormes tetas y las comencé a lamer y succionar, y ella comentó a gemir.

Me saqué la polla, y se la metí en su vagina, comencé a darle duro hasta que me corrí en su barriga. Los dos nos pusimos tan cerdos que acabamos, y salimos y nos fuimos a la playa, a seguir follando….

Entre tetas y culo, no paré de dejar mi semen en esta teta del centro de valencia tan buena y tan guarra en la que estaba.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *