Cómo combatir la ansiedad ante el sexo

Estaremos de acuerdo en que el sexo es uno de los hábitos que dan más placer al ser humano, pero lo cierto es que también puede generar nerviosismo y ansiedad a determinadas personas, ya sea por su situación personal o porque no están gestionando su vida sexual de la forma adecuada.

La conocida como ansiedad sexual se puede dar por igual en hombres y mujeres, especialmente, con muchas inseguridades en cuanto a su físico. El último Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) está catalogado como un tipo de fobia social y suele requerir de ayuda psicológica, dado que puede afectar de forma negativa al desarrollo de la vida sexual de la persona.

En la web de expertos Medical Daily han entrevistado a diversos expertos sobre el tema, como los doctores Fran Walfish y Jordan Tishler, que han explicado por qué ambos sexos pueden padecer este problema.

El problema de los hombres

Al parecer, lo que más preocupa a los hombres es el tamaño de su pene y el riesgo de eyaculación precoz. Este último problema afecta, sobre todo, a jóvenes que han gozado de pocos encuentros sexuales, especialmente, en los que el ímpetu les ha jugado una mala pasada y han eyaculado demasiado pronto.

El problema de las mujeres

Ellas se preocupan más de no llegar al orgasmo o de no disfrutar durante el encuentro, lo cual genera un círculo vicioso que lleva al estrés y que impide que lo pasen bien en la relación sexual.

Solución: practicar

El consejo que dan los expertos es practicar, simplemente, al igual que en cualquier otra disciplina.

Un estudio publicado por PLOS One el 2010 aseguraba que las personas que tienen relaciones sexuales con su pareja todos los días durante dos semanas experimentan un crecimiento del hipocampo, una zona del cerebro vinculada a la regulación del estrés, lo cual les ayuda a evitar las inseguridades y los problemas relacionados con ella.

Un ritmo controlado

El sexo no es mejor a mayor velocidad, al contrario de lo que muchas personas creen. De hecho, este pensamiento es el que puede causar gatillazos y otros efectos indeseados. Numerosos estudios han concluido que el sexo lento ofrece mayor placer y puede conseguir relaciones sexuales más plenas, por lo que la calma y la paciencia, junto con un ritmo lento, pueden conseguir combatir la ansiedad en el sexo.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *