Abrir un negocio nunca es moco de pavo. Cada vez, puede costar más conseguir que nuestro negocio tenga éxito. Sin embargo, también es cierto que cada día contamos con más herramientas (especialmente, a nivel online) para ayudarnos a impulsarnos hacia el éxito. Especialmente, a nivel online.

Por todo ello, hoy te traemos una serie de consejos que te pueden venir de perlas si quieres abrir una sex shop, o bien, si ya tienes una pero quieres mejorar tu negocio. ¡Allá van!

Investiga el mercado

¿Sabes qué tipos de juguetes existen ya? ¿Cuáles son los que dicen tener mayor éxito? ¿Qué otras tiendas eróticas hay por la zona? Conocer el producto y la competencia es algo básico para lanzar cualquier tipo de negocio. El siguiente paso es conocer bien a tu audiencia.

De entrada, puedes buscar información por Internet; seguro que encuentras encuestas y estudios de índole diversa que te dan las referencias que buscas. Y fíjate en lo que hace la competencia, porque puede darte unas guías.

Prueba el producto

La mejor manera de recomendar a tu clientela lo que vendes es habiéndolo probado antes. Por lo que es ideal encontrar a trabajadores de ambos sexos en tu tienda, ya que no sólo podréis recomendar mejor cada uno, sino que también ayudarás a generar mayor confianza en tus clientes.

Presupuesto

Piensa en el dinero que puedes gastar al mes en la compra de nuevos productos e intenta ajustarte el máximo posible. Sin embargo, no olvides lo importante de contar con novedades que sean atractivas para tu público.

Tips de seguridad

Si vendes material de BDSM, asegúrate de que las personas que lo compran conocen unos mínimos de seguridad en la práctica, como la safe word. Especialmente, si ves que son personas muy jóvenes, dado que esta técnica se popularizó más de lo esperado desde que empezaron a editarse novelas eróticas relacionadas con el sadomaso.

Usa las redes sociales

El marketing digital es una herramienta que vas a necesitar para triunfar hoy en día. Deberías tener presencia en Facebook, Twitter e Instagram, como mínimo. Sin embargo, no olvides tener, también, una buena página web con todo el material que ofreces.

Interactúa con tus usuarios, realiza sorteos y anima a visitar la tienda. ¡No dejes de lado el sector digital!…

Artículos

Estaremos de acuerdo en que el sexo es uno de los hábitos que dan más placer al ser humano, pero lo cierto es que también puede generar nerviosismo y ansiedad a determinadas personas, ya sea por su situación personal o porque no están gestionando su vida sexual de la forma adecuada.

La conocida como ansiedad sexual se puede dar por igual en hombres y mujeres, especialmente, con muchas inseguridades en cuanto a su físico. El último Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) está catalogado como un tipo de fobia social y suele requerir de ayuda psicológica, dado que puede afectar de forma negativa al desarrollo de la vida sexual de la persona.

En la web de expertos Medical Daily han entrevistado a diversos expertos sobre el tema, como los doctores Fran Walfish y Jordan Tishler, que han explicado por qué ambos sexos pueden padecer este problema.

El problema de los hombres

Al parecer, lo que más preocupa a los hombres es el tamaño de su pene y el riesgo de eyaculación precoz. Este último problema afecta, sobre todo, a jóvenes que han gozado de pocos encuentros sexuales, especialmente, en los que el ímpetu les ha jugado una mala pasada y han eyaculado demasiado pronto.

El problema de las mujeres

Ellas se preocupan más de no llegar al orgasmo o de no disfrutar durante el encuentro, lo cual genera un círculo vicioso que lleva al estrés y que impide que lo pasen bien en la relación sexual.

Solución: practicar

El consejo que dan los expertos es practicar, simplemente, al igual que en cualquier otra disciplina.

Un estudio publicado por PLOS One el 2010 aseguraba que las personas que tienen relaciones sexuales con su pareja todos los días durante dos semanas experimentan un crecimiento del hipocampo, una zona del cerebro vinculada a la regulación del estrés, lo cual les ayuda a evitar las inseguridades y los problemas relacionados con ella.

Un ritmo controlado

El sexo no es mejor a mayor velocidad, al contrario de lo que muchas personas creen. De hecho, este pensamiento es el que puede causar gatillazos y otros efectos indeseados. Numerosos estudios han concluido que el sexo lento ofrece mayor placer y puede conseguir relaciones sexuales más plenas, por lo que la calma y la paciencia, junto con un ritmo lento, pueden conseguir combatir la ansiedad en el sexo.…

Artículos